PPrE: lo que tienes que saber

¿Qué es la PPrE?

La PPrE es un tratamiento antirretroviral que se administra en el caso de personas seronegativas antes y luego de tener sexo para reducir las probabilidades de infección por VIH.

 

Varias investigaciones han revelado que la PPrE puede reducir significativamente el riesgo de infección por VIH, sin mayores efectos secundarios.

 

La medicación utilizada para la PPrE es una pastilla que contiene tenofovir y emtricitabina (a veces conocida con el nombre comercial de Truvada).

¿Cómo funciona la PPrE?

Tomar PPrE antes y después de exponerse al VIH hace que haya suficiente medicación en tu organismo para bloquear el VIH si este entra en tu cuerpo (antes de que tenga la oportunidad de infectarte).

¿Con qué frecuencia debes tomarla?

La PPrE está autorizada para administrarse diariamente, pero algunos estudios han demostrado que puede ser eficaz si se la toma para situaciones específicas.

Estas son las dos formas de administrar la PPrE:

  • Tomarla regularmente (una pastilla por día).
  • Tomarla solo cuando sea necesario (dos pastillas 2 horas antes de tener relaciones sexuales, una pastilla 24 horas después del encuentro sexual y una última pastilla 48 horas después del sexo). Esta segunda forma se suele llamar dosis “por encargo” o “por caso”.

 

Se ha comprobado que ambos métodos son eficaces. Si la PPrE comienza a estar disponible en Irlanda, es probable que ambos métodos se utilicen, según el que sea más conveniente.

¿Quién podría tomar la PPrE?

Las personas que estén en alto riesgo de infección por VIH. Esto incluye a gays y bisexuales, minorías étnicas, personas trans y toda persona que se encuentre en una relación con alguien seropositivo que no esté haciendo un tratamiento exitoso.

 

Por otro lado, hay otros factores relacionados con un mayor riesgo de contagio. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • una ITS reciente (en especial infecciones rectales o sífilis);
  • uso reciente de PPE (profilaxis posexposición);
  • consumo de algunas drogas recreativas para el sexo (meta de cristal, mefedrona o GHB), conocidas por ser las drogas utilizadas para las sesiones de ChemSex.

 

Cualquiera de estos factores implica que te beneficiarías incluso más al tomar la PPrE.

¿Dónde consigo la PPrE?

Por el momento, no está disponible en Irlanda.

 

En Irlanda es ilegal proporcionar medicación a través de pedidos por correo, incluso si se hacen por Internet. La Health Products Regulation Authority (autoridad que regula los productos destinados a la salud) ofrece información al público sobre cómo obtener medicamentos a través de Internet. Puedes consultar la información disponible aquí.

 

Recientemente, hemos actualizado nuestra información sobre la forma de obtener PPrE en línea. Puedes leerla aquí.

Hace poco que la PPrE está disponible en Escocia. Para obtener más información sobre la PPrE, te recomendamos que consultes el sitio web prep.scot.

¿Qué tienes que hacer antes de tomar la PPrE?

Consulta con un asesor de salud, enfermero o médico en una clínica. Estas personas pueden ayudarte si estás considerando tomar la PPrE o si ya lo estás haciendo.

 

Es muy importante que te hagas una prueba de VIH antes o al comenzar.

 

Solo puedes usar la PPrE si eres seronegativo. Si ya eres seropositivo y no te has dado cuenta, podrías generar resistencia a medicamentos que necesitarás para tratarte.

 

Solicita un análisis de sangre para detectar el VIH de “cuarta generación”. También se llama prueba “combinada de detección de antígenos y anticuerpos”. De este modo, podrás conocer tu estado de VIH de hace aproximadamente cuatro semanas. Actualmente, la mayoría de las pruebas por punción capilar son de “tercera generación”. Estas pruebas te permiten conocer tu estado de VIH de hace aproximadamente tres meses. Por eso, no te bases solo en una prueba por punción capilar antes de iniciar el tratamiento preventivo con PPrE.

 

Si acabas de comenzar con la PPrE y participaste en una situación riesgosa en las últimas cuatro semanas, hazte otro análisis de sangre de VIH de cuarta generación cuatro semanas posteriores a haber iniciado el tratamiento, solo para estar seguro de no haber pasado por alto una infección anterior. No comiences a tomar la PPrE si presentas síntomas parecidos a los de la gripe y participaste en una situación de riesgo de contagio de VIH recientemente. Esto servirá para asegurarte de que los síntomas no están relacionados con una infección por VIH (es decir, la seroconversión).

 

Si vas a comenzar con la PPrE luego de haber hecho un tratamiento con PPE, es mejor comenzar de inmediato si aún participas en situaciones de riesgo. Lo ideal es que te hagas un análisis de sangre para detectar el VIH alrededor de la fecha en que termines el tratamiento con PPE y comiences el nuevo tratamiento con PPrE, además de otro análisis de sangre para detectar el VIH cuatro semanas después de haber comenzado con este segundo tratamiento.

 

Recuerda que tomar la PPrE al tener sexo sin protección reducirá el riesgo de infección por VIH, pero no disminuirá el riesgo de infección por otras ITS. Para reducir el riesgo de infección por otras ITS, debes usar condones.

 

También tendrás que hacerte una prueba para revisar la función renal. El control de los riñones requiere un análisis de sangre en busca de creatinina y un análisis de orina en busca de proteína. Lo ideal es que estos análisis se hagan justo antes de comenzar o el mismo día que empieces.

¿Qué tienes que hacer mientras tomas la PPrE?

Una vez que hayas comenzado el tratamiento con PPrE, es importante que te hagas controles.

 

Cada 3-4 meses:

  • Hazte un análisis de sangre para detectar el VIH de “cuarta generación”. También se llama prueba de sangre de VIH “de detección de antígenos y anticuerpos”.
  • Hazte una revisión completa en busca de otras infecciones de transmisión sexual (ITS).
  • Hazte un análisis con una tira reactiva de orina en busca de proteína cuando te hagas un control en busca de ITS; si hay más de un rastro, te harán otro análisis de sangre u orina para revisar la función renal.

Cada 12 meses:

Hazte un análisis de sangre para revisar la función renal.

¿Qué pasa con las otras infecciones de transmisión sexual?

La investigación ha demostrado que la PPrE es sumamente eficaz para prevenir el VIH, siempre y cuando la medicación se tome siguiendo las instrucciones.

 

No obstante, la PPrE no te protege de otras infecciones de transmisión sexual (ITS), mientras que el uso de condones sí. Si estás usando PPrE, es importante hacerte pruebas de ITS cada tres meses para que puedas tratar otras infecciones si es necesario.

HACERSE LA PRUEBA
NECESITO HABLAR
DESCARGAR ESTA SECCIÓN
VER PROSPECTO
EMERGENCY EXIT