Cocaína

Cocaína

La cocaína es un estimulante que acelera de forma temporal el funcionamiento del cuerpo y la mente, pero los efectos son de corta duración. Por lo general, la cocaína se aspira, mientras que la cocaína en crack se suele fumar en una pipa.

 

El crack suele tener un efecto mucho más fuerte y puede ser más adictivo que aspirar cocaína. Tanto la cocaína como el crack afectan los niveles de dopamina (sustancia química natural que se libera cuando estamos felices o cuando vivimos una experiencia placentera) en el cerebro, lo que les provoca un “subidón” a quienes los consumen. Sin embargo, el uso de estas drogas a largo plazo implica generar menos dopamina en el cerebro, lo que trae como consecuencia un estado de ánimo decaído o, incluso, depresión.

 

Los efectos de la cocaína y el crack suelen ser sensación de confianza en uno mismo, estado de alerta y mayor energía; sin embargo, el bajón posterior al consumo puede tener como consecuencia insomnio, sensación de agitación y ánimo decaído.

Riesgos

Esta droga aumenta la temperatura del cuerpo y provoca que el corazón lata más rápido, lo que puede ocasionar ataques cardíacos.

 

Si compartes pipas o tubos para aspirar, existe la posibilidad de contagiarte virus que estén en la sangre, como el VIH y la hepatitis C.

 

El bajón les produce a quienes la consumen una sensación de cansancio y agotamiento. En algunos casos, la sensación de depresión posterior al consumo puede llevar a pensamientos de autoflagelo o suicidio.

Asistencia y servicios

Consulta más información y servicios de asistencia en http://www.drugs.ie/drugtypes/drug/cocaine.

También puedes llamar a la línea de ayuda para la prevención del consumo de drogas: 1800459 459 (línea gratuita).

HACERSE LA PRUEBA
NECESITO HABLAR
DESCARGAR ESTA SECCIÓN
VER PROSPECTO
EMERGENCY EXIT